miércoles 26 de enero del 2022 | Aguascalientes, México

Opinión
EL FANTASMA
29 de Julio, 2021

#GertzManero

(Reforma) Desde que lo conocí tuve la sensación de estar frente a un fantasma. No recuerdo quiénes fueron los anfitriones de esa cena en donde nos encontrábamos varias parejas. 


El fantasma, el único sin pareja, no abría la boca, nada más escuchaba y de vez en cuando sonreía, eso sí, muy educado y con bonitos modales. Si mal no recuerdo fue en la época en que era secretario de Seguridad Pública del DF en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas. 


En la mesa nada más se habló de política y de muchas anécdotas de Porfirio Muñoz Ledo. Bastó con que una de las parejas invitadas comenzara a despedirse para que todos los demás nos pusiéramos de pie dispuestos a retirarnos. 


En seguida se presentó el mozo con todos los abrigos. Poco a poco nos los fue entregando. Una vez que el mayordomo entregó todos los abrigos y bufandas, nada más le quedaba entre sus manos una gabardina azul marina. "Esa es mía", exclamó el fantasma con cierto nerviosismo. 


Al tomarla de pronto se escuchó "¡¡¡Boooom!!!". Algo muy pesado se había caído de la bolsa de la gabardina. Era una pistola. En medio de un silencio sepulcral, el dueño la recogió del suelo y sin pronunciar una sola palabra la guardó en su gabardina. Se subió el cuello de su gabán y se ajustó el cinturón; parecía de una película de gangsters de los sesenta.

 
Mientras bajábamos en el elevador, incluyendo el fantasma, se sentía un silencio sepulcral. Para colmo, mi pareja y yo le habíamos prometido darle un "aventón". A medio camino, súbitamente el fantasma, quien iba en el asiento de atrás, dijo: "aquí me bajo, por favor". 


Se bajó del coche. Alejandro Gertz desapareció en medio de las tinieblas. ¿Por qué portaba una pistola en una cena entre amigos? ¿Qué hubiera pasado si al caer, se hubiera disparado y herido a alguien? ¿Por quién se sentía amenazado al punto de llevar un arma?


Lo anterior sucedió hace muchos años, sin embargo, para mí Alejandro Gertz es un verdadero fantasma, que aparece y desaparece según el acontecer político del momento. Cuando lo escucho en algunas entrevistas me sigue pareciendo igual de turbio, ambiguo y misterioso. No le creo nada. 


Siendo muy inteligente y articulado, siempre se sale con la suya. Dados todos los desencuentros y acusaciones que pesan sobre su espalda de 81 años, me lo imagino solo, en su departamento súper lujoso en cuyas paredes cuelgan una barbaridad de obras de arte, sumido en montañas de periódicos en donde busca todo lo que se dice del primer fiscal general de la República. 


En particular sobre la denuncia contra la pareja de su hermano Federico, Laura Morán, de 93 años, y las hijas de ésta por su supuesto asesinato; actualmente una de ellas está en prisión acusada de homicidio. ¡Qué curioso que un fiscal cuya trayectoria es muy larga y robusta tenga tantas denuncias y escándalos pendientes, como por ejemplo el caso de la actriz Silvia Pinal, o bien la disputa por el tema del nombre de la UDLAP, sin olvidar, naturalmente, algo sumamente vergonzoso, lo cual se le parece: el plagio. 


Como decía Aldous Huxley: "las cosas que te suceden, se te parecen...". Alejandro Gertz Manero se parece al típico plagiador, como lo probó en su columna "Minutario" Guillermo Sheridan, quien descubrió párrafos completos de otros autores reproducidos por Gertz en su biografía de Guillermo Prieto. 


El escándalo entre intelectuales tomó proporciones inimaginables, cuando se enteraron de que, en junio, el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) había permitido el ingreso del fiscal al SNI, otorgándole el nivel III, el máximo para la institución. 


"Este generó cuestionamientos y críticas por todas sus implicaciones y, sobre todo, por el trasfondo político; en 2010, cuando el funcionario quiso ser miembro del SNI sus pares evaluaron que no tenía los méritos" (El Universal). 

 

Alejandro Gertz Manero sigue siendo un fantasma, no sabemos lo que pasa por su cabeza. El 15 de agosto de 2004, Miguel Ángel Granados Chapa escribió un texto que se llamó precisamente "La cabeza de Gertz": "Persona acaudalada desde su nacimiento, ha dicho que ingresó en el servicio público por amor al arte, y se corrigió: 'por amor a la guerra'. Es posible que se haya desenamorado. Y es cierto que la guerra continúa...".

 

Ver nota original en 

REFORMA 

Comparte esta nota

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
EL FIN DE LOS NOTICIEROS... Y DE LAS MAÑANERAS
HORROR EN EL PENAL DE SAN MIGUEL
¿AT&T TAMBIÉN SE VA?
DIOS DA JUSTICIA A POBRES Y OPRIMIDOS
DENUNCIA
PÚBLICA
ENVÍA TU REPORTE
AL 449 205 8453
SÍGUENOS EN NUESTRAS
REDES SOCIALES

Termápolis - Noticias que impactan